Con la llegada del frío, nuestro cuerpo busca naturalmente maneras de mantenerse caliente. Además de abrigarnos bien, podemos ayudar a nuestro organismo a combatir el frío desde dentro a través de nuestra dieta. Existen ciertos alimentos conocidos por sus propiedades “anti-frío” que nos ayudan a entrar en calor.

Este artículo explorará cuáles son estos alimentos, cómo pueden beneficiarnos durante los meses más fríos y algunas maneras deliciosas de incorporarlos en nuestra dieta diaria.

  1. Jengibre: Esta raíz es famosa por sus propiedades termogénicas, que ayudan a aumentar la temperatura corporal. Además, el jengibre mejora la circulación sanguínea y fortalece el sistema inmunológico.
  2. Cayena y chiles: Los alimentos picantes como la cayena o los chiles contienen capsaicina, un compuesto que estimula el calor corporal. Incorporar un toque de picante en tus comidas puede ser una forma eficaz de calentarte.
  3. Carnes rojas: Son ricas en hierro y proteínas, y su digestión requiere más energía, lo que genera calor en el cuerpo. Consumir carne roja con moderación puede ayudar a mantener el calor corporal en invierno.
  4. Frutos secos: Almendras, nueces y pistachos son excelentes fuentes de energía y grasas saludables. Su alto contenido calórico ayuda a mantener el cuerpo caliente y energizado.
  5. Legumbres: Lentejas, garbanzos y frijoles son ricos en fibra y proteínas. Además de ser reconfortantes, su digestión lenta ayuda a mantener el calor corporal.
  6. Té e infusiones: Beber líquidos calientes como té, infusiones o caldos es una forma directa de aumentar la temperatura corporal. Las infusiones de hierbas como la manzanilla o la menta también son reconfortantes.

Infusión de jengibre. INFORMACIÓN


  • Desayunos energéticos: Comienza el día con avena o porridge, añadiendo un toque de jengibre o canela. Esto no solo te dará energía, sino que también ayudará a calentar tu cuerpo desde la mañana.
  • Comidas reconfortantes: Prepara guisos y sopas con legumbres, carnes rojas y vegetales. Estos platos no solo son calientes, sino que sus ingredientes ayudan a generar calor interno.
  • Meriendas inteligentes: Opta por frutos secos o infusiones calientes en lugar de snacks fríos. Una taza de té verde o de hierbas puede ser muy reconfortante en un día frío.
  • Cenas ligeras pero calientes: Una sopa de verduras con un toque de cayena o jengibre puede ser una cena ideal, calentando el cuerpo sin ser demasiado pesada antes de dormir.

Además de ayudar a entrar en calor, muchos de estos alimentos tienen propiedades que benefician la salud en general. Por ejemplo, el jengibre y el té verde son conocidos por sus propiedades antioxidantes. Los frutos secos aportan grasas saludables esenciales para el cerebro y el corazón, mientras que las legumbres son una excelente fuente de proteínas vegetales.

Te puede interesar:

Dietas

El alimento casi desconocido que mejora la memoria, da energía y te ayuda a adelgazar

Dietas

Los alimentos ricos en proteínas que debes comer para ganar músculo y perder grasa

Dietas

El ingrediente japonés que potencia la memoria en las personas mayores


  • Mantén una dieta equilibrada que incluya alimentos termogénicos.
  • Bebe suficientes líquidos calientes a lo largo del día.
  • Evita el consumo excesivo de alimentos fríos o helados.
  • Acompaña tu dieta con actividad física regular para estimular la circulación y la generación de calor.

Los alimentos anti-frío no solo nos ayudan a sobrellevar mejor las bajas temperaturas, sino que también aportan beneficios significativos para nuestra salud. Al integrar estos alimentos en nuestra dieta diaria durante el invierno, podemos disfrutar de comidas deliciosas y reconfortantes mientras mantenemos nuestro cuerpo cálido y nutrido.