Tomar conciencia de la realidad que se produce en nuestro país. Saber que cada año en España se diagnostican, nada más y nada menos, que 20.000 nuevos casos de artritis reumatoide. Así de contundentes se muestran los datos que conocemos cuando hablamos de esta patología y que queremos visibilizar desde la Sociedad Valenciana de Reumatología, aprovechando que cada 12 de octubre se conmemora el Día de la Artritis Reumatoide.

En este sentido, es necesario que no solo nos quedemos con el dato en cuestión sobre el impacto que genera en la población, ya de por sí importante, sino que debemos de ir más allá en nuestro análisis y entender que la artritis reumatoide está considerada como una de las enfermedades reumáticas que mayor incapacidad producen en el paciente. Y entender esto, es ser más consciente de las consecuencias que arrastra esta enfermedad en el día a día de muchos pacientes que la sufren y que influye en su calidad de vida.

La artritis reumatoide es una enfermedad de carácter autoinmune y crónico. Su aparición deriva en la inflamación de las articulaciones periféricas, entre las que se encuentran muñecas, pies, codos, hombros, manos, entre otras partes del cuerpo. Suele ser recurrente que las personas con esta enfermedad experimenten dolor, rigidez e incluso hinchazón en las articulaciones. Sin embargo, en algunos casos, la artritis reumatoide puede llegar a afectar a órganos como el corazón, el riñón o el pulmón.

Según el EPISER, se estima que unas 300.000 personas tienen artritis reumatoide en España, una cifra que si la observamos desde el prisma europeo se incrementa hasta superar los dos millones de personas en Europa. Ante la aparición de los primeros síntomas es fundamental acudir al reumatólogo lo antes posible, ya que estos profesionales están especializados en tratar las enfermedades reumáticas y son los más indicados a la hora de administrar tratamientos para hacer frente a los síntomas que provoca la artritis reumatoide.