Las piedras en el riñón o cálculos renales están formadas por cristales cuyo origen es la acumulación de sales y minerales que se encuentran presentes en la orina. Estos cálculos se pueden formar cuando la orina tiene un alto contenido de ciertas sustancias, como pueden ser : el calcio, el oxalato (las espinacas son ricas en oxalato) o el ácido úrico.

Los cálculos de calcio, son los más comunes y se forman con mayor frecuencia en los hombres. El Dr. Bartolomé Lloret, urólogo del Hospital Vithas Medimar, nos explica la relación entre las piedras en el riñón y las enfermedades cardiovasculares.

Parece extraño, pero es cierto, existe una relación directa entre padecer cálculos de riñón formados por calcio y determinadas enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, angina de pecho o infarto de miocardio.

Por una parte, sabemos que aproximadamente un 10% de los hombres y un 7 % de las mujeres van a padecer un cólico nefrítico a lo largo de su vida y la posibilidad de que el cálculo o piedra que han formado sus riñones sea de calcio es de un 67%. Por otra parte, se está observando que los pacientes que formaban con relativa frecuencia cálculos de calcio, tenían más posibilidades de padecer todo tipo de enfermedades cardiocirculatorias.

Estudiando a estos pacientes nos damos cuenta de que en sus arterias había un exceso de depósito de calcio, muchas veces asociado a osteoporosis. Si analizamos los datos nos damos cuenta de que el proceso es bastante lógico. Se produce la osteoporosis, que da lugar a un exceso de calcio en sangre, lo cual conlleva el depósito de calcio en las paredes de las arterias, que serán el origen de diversas enfermedades cardiovasculares como hipertensión, angina, infarto, etc.

En primer lugar, si tenemos familiares de primera o segunda generación que han padecido cólicos nefríticos debemos estar atentos, pues sabemos que un 50% de los pacientes formadores de cálculos lo son por herencia.

En segundo lugar, la dieta. La formación de cálculos de calcio va a ser en un 50% de origen genético, el resto estará muy ligado a la dieta.

La ingesta de sustancias ricas en calcio, así como las que contienen gran cantidad de sodio, potasio, oxalato, etc. van a aumentar el riesgo de formar cálculos en el aparato urinario. Si, además, ingerimos poco líquido, menos de un litro y medio de agua al día hemos creado la situación perfecta para padecer un cólico nefrítico.

Las enfermedades o las alteraciones funcionales de nuestro organismo raramente se producen de forma aislada, por ello siempre debemos intentar encontrar el origen del problema y no conformarnos solamente con solucionarlo.

Para ello unos estudios sencillos, pero muy útiles, son necesarios:

  • Estudio metabólico: consiste en unos análisis de sangre y orina de 24 h. Este análisis nos permitirá descubrir si elementos como el sodio, potasio, oxalato, ácido úrico…se encuentran en una proporción adecuada tanto en sangre como en orina.
  • Densitometría ósea: nos permite descubrir si nuestro organismo está destruyendo el hueso para obtener el calcio.
  • Ocasionalmente un estudio vascular que nos permitirá saber si este calcio puede estar acumulándose en nuestras arterias.
  • Pruebas de imagen como radiología, TAC: Nos indicarán si se están formando cálculos en nuestro aparato urinario, aunque no nos estemos dando cuenta.

Si aun habiendo hecho todo lo posible, se han formado cálculos en nuestros riñones podemos estar tranquilos, los avances tecnológicos como la litotricia extracorpórea por ondas de choque, la litotricia endoscópica, etc. van a solucionar más de un 90% de los casos de una forma sencilla y muy eficaz.

En nuestra unidad de litiasis del Hospital Vithas Medimar aconsejamos:

  • Diagnóstico precoz de los cálculos de riñón
  • Tratamiento adecuado: ondas de choque
  • Estudio para prevenir la formación de la litiasis urinaria

Dr. Bartolomé Lloret, urólogo del Hospital Vithas Medimar


Dr. Bartolomé LLoret

Departamento Urología Hospital Vithas Medimar

Tlf: 965 26 90 70

Más información en www.saludhombre.es