El término menopausia indica el cese de la menstruación y es un diagnóstico que se realiza de forma retrospectiva, es decir, hablamos de menopausia cuando ha transcurrido un año desde que se tuvo la última regla.

La menopausia puede llevar consigo una serie de efectos negativos y síntomas incómodos para algunas mujeres.

Algunos de los principales son los sofocos y sudores nocturnos, cambios en el estado de ánimo, sequedad vaginal, molestias durante las relaciones sexuales, y problemas de sueño.

La menopausia es un proceso natural en la vida de la mujer y no se puede prevenir.


Archivo – Mujer madura tomando una pastilla. Menopausia. Fármaco. Freepik


Sin embargo, y según explican desde el centro Women’s CD de Clínica Corachan las doctoras Montserrat Manubens y María del Valle Fuentes, veremos que existen algunas estrategias que pueden ayudar a reducir la intensidad de los síntomas y a mejorar la calidad de vida durante esta etapa.

  • “Seguir una dieta equilibrada y nutritiva, hacer ejercicio regularmente, mantener un peso saludable, evitar el consumo de alcohol y tabaco contribuyen a sobrellevar mejor los síntomas de la menopausia”, según indica la doctora Montserrat Manubens.

Algunas medidas de estilo de vida y hábitos saludables pueden y deberían comenzar a implementarse mucho antes de que se deje de tener la regla, en la etapa de la perimenopausia, que es el período previo a la menopausia.

Se sabe, por diferentes estudios realizados, que la genética, la salud general, el estilo de vida y las circunstancias individuales condicionan que la menopausia sea más o menos incómoda, pero no existe un porcentaje preciso que indique cuántas mujeres experimentan síntomas incapacitantes durante la menopausia, ya que esto puede depender de diversos factores.

Sin embargo, -señala la Dra. María del Valle Fuentes- “algunas estimaciones indican que aproximadamente el 25% de las mujeres experimenta síntomas intensos que pueden afectar su calidad de vida”.


¿Cómo afecta la menopausia a la vida sexual de la mujer? Stefamerpik. Freepik


Es importante destacar que, cuando se dan esos síntomas incapacitantes se debe buscar apoyo médico para recibir un diagnóstico adecuado y considerar opciones de tratamiento que puedan aliviar los síntomas y mejorar su bienestar.

La menopausia es un proceso natural y los síntomas asociados pueden variar en duración e intensidad en cada mujer. En algunos casos, -precisa la Dra. Manubens- “estos síntomas pueden desaparecer o disminuir con el tiempo sin necesidad de intervención médica. Pero esto no ocurre en todas las mujeres y la experiencia de la menopausia puede ser diferente para cada una.

Cuando se dan esos síntomas incapacitantes se debe buscar apoyo médico para recibir un diagnóstico adecuado y considerar opciones de tratamiento

En general, los síntomas de la menopausia no dependen de la edad en la que la mujer tenga su último ciclo menstrual”.

Sin embargo, las mujeres con menopausia precoz (ahora llamada insuficiencia ovárica primaria) que sucede antes de los 40 años, o las mujeres con menopausia temprana, (se presenta entre los 40-45 años) suelen presentar sintomatología más florida, son mujeres con mayor riesgo de osteoporosis y de enfermedad coronaria, por lo que se les debería (si no hay contraindicación médica) ofrecer tratamiento hormonal.

En cualquier caso -añade la Dra. Manubens- “es recomendable buscar el asesoramiento de un profesional de la salud para obtener recomendaciones específicas basadas en su situación individual”.

El tratamiento para los síntomas molestos de la menopausia depende de las necesidades individuales de cada mujer, de la gravedad de los síntomas, de si tiene enfermedades agregadas o alguna contraindicación para uno u otro tipo de terapia.

Por ello, no se puede generalizar, y es aconsejable acudir al médico que será quien, tras una valoración detallada, podrá brindar a cada paciente opciones de tratamiento personalizadas.


En la menopausia hay varios riesgos para la salud que pueden aumentar Foto: Sarah Cervantes


Las especialistas de Women’s CD de Clínica Corachan exponen algunos hábitos que se pueden seguir para contribuir a una mejora de los síntomas:

Te puede interesar:

CUIDAMOS TU SALUD

¿Qué importancia tiene que las mujeres protejan su suelo pélvico? ¿cómo afecta el deporte?

CUIDAMOS TU SALUD

“Cuídate mujer: A partir de los 45”: la sexualidad en la madurez

CUIDAMOS TU SALUD

Menopausia, una etapa más en la vida de la mujer


  • Mantener una alimentación saludable: Una dieta equilibrada, nutritiva, baja en colesterol y rica en calcio es importante en todas las etapas de la vida. Estos nutrientes contribuyen a la salud ósea, hormonal y cardiovascular.
  • Consumir a diario una variedad de alimentos, como vegetales y hortalizas, frutas de temporada (fresas y frutos rojos), semillas y frutos secos al natural, legumbres y cereales integrales.
  • Consumir pescado, huevos, moderar las carnes rojas.
  • Reducir o eliminar el consumo de alimentos ultraprocesados, azúcares añadidos y grasas saturadas de procedencia animal.
  • Hidratarse bien
  • Hacer ejercicio regularmente. Se recomienda realizar una combinación de ejercicios cardiovasculares, entrenamiento de fuerza y ejercicios de flexibilidad, variable para cada mujer según edad, deseo personal, el entreno previo y patología, si la hay, pero caminar es un buen ejercicio, asequible a todas, adaptable y con caminar 30-45 minutos al día, mejoramos: masa ósea, disminuimos la hipertensión, la glucemia, el colesterol, la obesidad y mejoramos la autoestima y la serenidad
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol, puesto que fumar y beber en exceso pueden aumentar el riesgo de complicaciones de salud relacionadas con la menopausia, como enfermedades cardíacas y osteoporosis.
  • Mantener un peso adecuado, porque ayuda a reducir el riesgo de enfermedades relacionadas con la obesidad. Para lograr el peso saludable, hay que llevar una alimentación equilibrada y estar activa.
  • Cuidar la salud mental y gestionar el estrés, pues el bienestar emocional es fundamental durante la menopausia. Practicar técnicas de manejo del estrés, como la meditación, la respiración profunda o el yoga, y buscar el apoyo emocional necesario pueden ser beneficiosos.

Tal como afirman para concluir las especialistas de Women’s CD de Clínica Corachan, “con pequeños cambios viviremos esta nueva etapa de vida con plenitud”.