¿Has experimentado cambios en tus hábitos alimentarios cuando te encuentras bajo más estrés? ¿Eres consciente de cómo ciertos alimentos pueden ayudarte a prevenir o manejar el estrés y la ansiedad? Primero, debemos comprender qué es el estrés desde un punto de vista psicológico. Se trata de la reacción de una persona al enfrentarse a una situación desafiante que sobrepasa sus recursos personales. Aunque es una señal natural para alertar a nuestro cuerpo de un peligro, si no se controla, puede generar problemas.

El estrés puede afectar el estado nutricional a través de:

  1. Cambios en el apetito que pueden resultar en un exceso o déficit de nutrientes.
  2. Problemas intestinales como colon irritable, úlceras, diarrea y vómitos que pueden afectar la absorción de nutrientes.
  3. Cambios metabólicos como hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia y diabetes reactiva.

La ansiedad y el estrés aquejan a la mitad de la población DAVID CASTRO


Para mejorar la situación, es fundamental mantener buenos hábitos y evitar recaídas.

Es crucial que las personas estresadas establezcan rutinas, tanto en la alimentación como en otros aspectos de su vida. Mantener un horario regular para despertarse, trabajar, comer y dormir puede ayudar a evitar sorpresas y sobresaltos.

Una nutrición adecuada puede ayudar a prevenir el estrés y la ansiedad. Aquí hay siete aspectos clave para una dieta antiestrés:

  1. Evitar alimentos ultraprocesados y grasas poco saludables como las margarinas.
  2. Evitar excitantes como el café, cacao, refrescos de cola y aderezos picantes. Sin embargo, la canela puede ser beneficiosa para el estrés.
  3. Evitar tóxicos como el alcohol y el tabaco.
  4. Reducir el consumo de sal y alimentos salados para prevenir hipertensión, un efecto secundario del estrés que puede aumentar la ansiedad.
  5. Incluir grasas saludables como omega 3, que se encuentran en aceite de oliva, pescado azul, aguacate, frutos secos y semillas.
  6. Consumir alimentos ricos en polifenoles, que pueden ayudar a tratar la depresión, la ansiedad y prevenir problemas cardiovasculares. Las frutas de colores vivos son una buena fuente de polifenoles.
  7. Incluir alimentos antiinflamatorios como la remolacha, cúrcuma, avena o alimentos ricos en omega 3.

Los arándanos se pueden consumir en forma de batido de frutas. Shutterstock


Te puede interesar:

Guías de Salud

5 consejos concretos para llevar una dieta saludable en primavera… y siempre

Dietas

¡Lo que las famosas no cuentan! Los secretos de la dieta Sirtfood al descubierto

Dietas

Qué es la dieta Keto y cómo puede ayudarte a perder peso


Algunos alimentos que pueden ayudar a reducir el estrés y la ansiedad incluyen garbanzos, almendras, ajo, cúrcuma, arándanos y té verde. Estos alimentos pueden equilibrar el sistema nervioso, reducir la irritabilidad y mejorar el estado de ánimo.