Las caries es el problema dental más frecuente en el mundo. Aunque generalmente las relacionamos con los más pequeños, la verdad es que puede producirse a cualquier edad. Suelen ser consecuencia de:

  • Una higiene bucodental deficiente
  • Una alimentación rica en azúcares
  • No acudir con asiduidad a las revisiones con el odontólogo.

Es muy importante no descuidar en vacaciones de verano el cepillado dientes Foto de George Becker: https://www.pexels.com/es-es/foto


De hecho, el verano es una de las estaciones en las que más aumenta el riesgo de sufrir enfermedades que afectan a la boca. Y especialmente caries, ya que solemos disminuir el número de veces que nos cepillamos los dientes cada día, lo que favorece la acumulación de bacterias. 

Pero, sobre todo, por el aumento del consumo de productos típicos de estos meses, como helados, bebidas azucaradas… que incrementan las posibilidades de padecer caries y problemas periodontales, como gingivitis o periodontitis.

Los problemas que afectan a la boca (donde hay más de 100 millones de bacteria por cada milímetro de saliva) son el producto de diversos factores de riesgo modificables y que, además, son comunes a muchas enfermedades no transmisibles (enfermedades cardiovasculares, cáncer…) como:

  • Ingesta de azúcar.
  • Consumo de tabaco.
  • De alcohol.
  • Higiene deficiente.

Y es que, cuidar la salud de la boca también ayuda a proteger la salud general.


El principal motivo por el que los niños acuden al dentista en España son las caries Arthur Hidden. FREEPIK


Por eso, desde la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) no sólo se recuerda la importancia de mantener estas rutinas saludables, sino que también se apuntan una decena de recomendaciones básicas para mantener los dientes brillantes y sanos durante la temporada de verano:

1 – Mucha hidratación. Necesitamos beber mucha agua, no solo para combatir el calor. Hacerlo ayuda a mantener la boca húmeda y reduce el riesgo de sequedad bucal, algo que puede provocar caries en los dientes.

2 – Usa protector solar labial. Somos muy conscientes de que proteger el cuerpo del sol es esencial para evitar lesiones graves como el melanoma. Pero lo más probable es que haya una parte que descuidemos, los labios. Usar bálsamos labiales con factor de protección solar (FPS), evitará desarrollar lesiones en los labios, donde la piel es muy sensible y puede quemarse fácilmente.

3 – No olvides la higiene dental. Es momento de relajarse, pero de lo que no podemos olvidarnos es de seguir con nuestra rutina de higiene oral. Hay que seguir cepillándose los dientes al menos dos veces al día y utilizando el hilo dental una vez al día, así como colutorios para completar el cuidado de la boca.  Como en vacaciones es habitual comer fuera con más frecuencia, lo de cepillar los dientes después de las comidas se puede complicar. Por eso, es más importante que nunca no olvidar lavarlos por la noche, antes de dormir y también después del desayuno.

4 – Reducir el consumo de bebidas azucaradas (y alcohol). Puede que con el calor los refrescos, los zumos de frutas o los cócteles apetezcan y se tomen más, pero no debemos olvidar que este tipo de bebidas contienen altos niveles de azúcar, lo que puede aumentar el riesgo de caries dental…Y, sin duda, el consumo de alcohol supone una importante amenaza para la estética y salud de los dientes, así como una causa frecuente de mal aliento.


Diez consejos fáciles para que tu boca no te de disgustos estas vacaciones Freepik


5 – Protege tus dientes en deportes acuáticos. Si participas en deportes acuáticos, puedes hacerte con un protector bucal para proteger tus dientes de posibles golpes o daños.

6 – No uses tus dientes como herramientas. Abrir una botella de refresco o una bolsa de aperitivos con los dientes, es una mala idea. Puede causar daños y fracturas dentales. De hecho, es una de las principales causas de visitas urgentes al odontólogo en fechas estivales.

7 – Limita los aperitivos. El verano puede traer un horario irregular y más tentaciones de ‘picar’ entre comidas. Trata de limitar estos aperitivos y elige opciones más saludables cuando puedas.

8 – Visita al dentista. Una de las ventajas de tener más tiempo es hacer aquello que no podemos hacer normalmente, como ir al dentista. La limpieza profesional y el examen bucodental pueden ayudar a mantener tus dientes sanos y detectar de forma precoz cualquier problema.

Te puede interesar:

1

Sialorrea: un problema que no es tan menor, y que puede ser a la vez síntoma o enfermedad

1

Neurorrehabilitación: La nueva palabra clave para la calidad de vida en los tumores cerebrales

1

Si no quiero dar el pecho a mi bebé… ¿soy mala madre? ¿perjudico mi salud?

1

¿Tienes síntomas de Déficit DAO? lo sufre una de cada seis personas y la mayoría no lo sabe


9 – Mantén una dieta equilibrada. La fruta fresca y las verduras no sólo son excelentes para tu salud general, sino que también son buenas para tus dientes. Evita los alimentos pegajosos y azucarados que pueden quedarse en tus dientes.

10 – No te olvides de la higiene lingual. La lengua puede albergar bacterias que causan mal aliento y otros problemas bucales. Cepíllala o usa un limpiador de lengua.