Practicar yoga es una excelente manera de mejorar la flexibilidad, la fuerza y la concentración. El yoga es una antigua disciplina física, mental y espiritual originaria de la India. El término “yoga” proviene del sánscrito y significa “unir” o “integrar”. En un nivel más general, el yoga se refiere a la unión de la mente, el cuerpo y el espíritu.

La práctica del yoga involucra una serie de posturas físicas (llamadas asanas), técnicas de respiración (pranayama) y meditación (dhyana) para promover la salud física y mental. Algunos tipos de yoga también incluyen prácticas éticas y filosóficas.

Aquí te dejamos algunos ejercicios de yoga para principiantes que puedes probar:

Esta es una postura básica y fundamental en la práctica del yoga. Parado con los pies juntos, presiona activamente tus pies en el suelo y distribuye tu peso equitativamente por todo el pie. Mantén los brazos a los lados y trata de mantener un alineamiento recto y firme en todo tu cuerpo.

Desde la posición de cuatro apoyos (rodillas y manos en el suelo), estira las piernas y alza los glúteos hacia el techo, manteniendo las manos firmes en el suelo. Tu cuerpo debería formar una V invertida.

Desde la posición de cuatro apoyos, alterna entre arquear la espalda hacia el techo (postura del gato) y hundirla hacia el suelo (postura de la vaca). Esta postura ayuda a calentar el cuerpo y a estirar la columna vertebral.

Desde la posición de cuatro apoyos, siéntate sobre tus talones y estira los brazos hacia adelante en el suelo, bajando tu frente hasta el suelo. Esta postura es restaurativa y ayuda a liberar la tensión en la espalda.

Acostado boca abajo en el suelo, coloca las palmas de las manos a la altura de los hombros y empuja con las manos para levantar el pecho del suelo, arqueando ligeramente la espalda.

Desde la postura de la montaña, da un paso grande hacia atrás con un pie y gira el pie trasero hacia fuera. Mantén el pie delantero apuntando hacia adelante y dobla la rodilla delantera hasta que la pierna esté en un ángulo de 90 grados. Estira los brazos hacia arriba y mira hacia adelante o hacia las manos.

Desde la postura de la montaña, levanta un pie y apóyalo en el interior del muslo contrario. Une las palmas de las manos a la altura del pecho o extiéndelas hacia arriba. Mantén la postura y luego cambia de lado.


Una mujer practicando Yoga.


Los beneficios del yoga pueden incluir:

  1. Mejora de la flexibilidad y la fuerza física.
  2. Mejora de la respiración, la reducción del estrés y la promoción de la relajación.
  3. Mejora de la concentración y la claridad mental.
  4. Promoción de un mayor autoconocimiento y una sensación de paz y bienestar general.

Te puede interesar:

Fitness

Yoga para principiantes: guía completa (con vídeos) para empezar desde cero

Fitness

Tres ejercicios eficaces contra la flacidez de los brazos que puedes hacer en casa

Fitness en casa

Pilates con la silla: tonificación de piernas y glúteos

Fitness

Tres ejercicios muy sencillos para ponerte en forma con una pelota de pilates


Existen muchos estilos diferentes de yoga, desde estilos más físicos y vigorosos como el Ashtanga y el Vinyasa, hasta estilos más suaves y meditativos como el Hatha y el Yin. La elección del estilo de yoga dependerá de los objetivos individuales, las necesidades y las preferencias de cada persona.

Recuerda que lo más importante es escuchar a tu cuerpo. Si alguna postura te causa dolor, trata de ajustarla para que sea más cómoda, o pasa a la siguiente postura. Un instructor de yoga puede ayudarte a asegurarte de que estás haciendo las posturas correctamente y de manera segura.