Las clínicas VITA Medicina Reproductiva, situadas en el entorno hospitalario de IMED Elche e IMED Levante (Benidorm), han incorporado al Dr. Francisco Sellers como Director Médico de la Unidad.

Cuenta con más de 30 años en el sector de la Ginecología y con especial dedicación en los últimos años a la Medicina Reproductiva. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia, especialista vía MIR en Obstetricia y Ginecología en el Hospital La Fe de Valencia y Doctor en Medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Profesor de Master en Medicina Reproductiva, autor de numerosos artículos y ponente en diversos actos académicos sobre la especialidad. Tras unos primeros años dedicados a la medicina pública, el resto de su carrera profesional y hasta la actualidad, lo ha ejercido en el ámbito privado.

El Dr. Sellers, sumado a otras incorporaciones, son las piezas claves para hacer de VITA un centro de Medicina Reproductiva de referencia a nivel nacional e internacional.

Las clínicas VITA Medicina Reproductiva, situadas en el entorno hospitalario de IMED Elche e IMED Levante (Benidorm).


Probablemente desde mi formación como especialista, en la época de residente. Aquellos años coincidieron precisamente con los inicios de lo que hoy llamamos Medicina de la Reproducción, y desde entonces ha resultado un ámbito de nuestra especialidad en continuo desarrollo y avance, considerándola sumamente atractiva y estimulante.

La gran diferencia es que se necesita una gran empatía para conectar con los problemas que nos plantea la pareja. El acompañamiento de todos los profesionales debe ser muy cercano y continuado durante todos los procedimientos. El apoyo es imprescindible.

Es la ilusión por lograr un reto ambicioso. En mi caso, que la Unidad VITA se sitúe entre las clínicas de Fertilidad con los más altos estándares de calidad.

Como Director Médico, debo liderar un grupo multidisciplinar, ampliarlo y dotarlo tecnológicamente para así alcanzar unos estándares que permitan lograr un alto grado de éxito con nuestros pacientes.

Muchos de los problemas son derivados de la edad avanzada en la mujer, al diferir de manera voluntaria la edad de la maternidad. Ello conlleva el consiguiente impacto en la calidad y cantidad de sus óvulos.

Sin embargo, en los hombres también se ha comprobado, en los últimos años, el detrimento en la calidad seminal, debido al impacto medioambiental negativo y estilos de vida no saludables.

Son varios los perfiles de usuarios en una Unidad de Fertilidad: aunque la mayoría siguen siendo las parejas, cada vez es más habitual la demanda de maternidad de mujeres en solitario.

También es frecuente la atención a parejas de mujeres o simplemente la preservación de la fertilidad en mujeres que retrasan la edad prevista de embarazo, y recurren a la congelación de sus ovocitos.

Son varios los perfiles de usuarios en una Unidad de Fertilidad: aunque la mayoría siguen siendo las parejas, cada vez es más habitual la demanda de maternidad de mujeres en solitario.


Es fundamental el apoyo y cercanía a los usuarios desde el comienzo del proceso, desde la primera visita a nuestro centro. Como he comentado, la empatía es absolutamente necesaria, y además, por parte de todo el equipo. Saben que serán acompañados durante todo el proceso.

El momento más crítico se produjo en las primeras semanas de confinamiento, pues fueron obligados al cierre temporal todos los centros de reproducción asistida del país. Ello supuso la interrupción fulminante de todos los tratamientos, en sus distintas fases, con la consiguiente frustración de los pacientes. Afortunadamente la normalidad se ha recuperado ya plenamente.

Otra cuestión bien distinta es si esta pandemia ha cambiado en cierta manera el deseo de ser padres: hay diversas opiniones al respecto, aunque personalmente creo que se ha incrementado, pues los valores han cambiado también.

En Medicina Reproductiva, hablar de tratamientos revolucionarios parece que no tiene mucho sentido: lo que hoy es plenamente novedoso, probablemente en poco tiempo ya no lo sea o quede superado por otro.

Un ejemplo de ello puede representarlo el llamado “Rejuvenecimiento Ovárico”, puesto en marcha de manera reciente en la mayoría de clínicas. Las esperanzas puestas en esta técnica son muchas, pero el tiempo nos dirá su exacta validez.

Efectivamente, por lo comentado del retraso de la maternidad, muchas mujeres necesitarán recurrir finalmente a la donación de óvulos si quieren conseguir el sueño de tener hijos.

El hecho de donar estos óvulos, es un acto altruista, enriquecedor. Es simplemente dar vida y felicidad. Suele ser para la mayoría de donantes una experiencia enriquecedora.

Es lógico estos sentimientos de tristeza y frustración cuando el ansiado embarazo no llega con prontitud. En esos momentos, los profesionales debemos prestar nuestra ayuda: conocer su caso, indicar el tratamiento más adecuado y estar cercanos en todo el proceso para que se sientan plenamente acompañados.

Inevitablemente, hay ocasiones en que incluso es necesaria la ayuda de psicólogos, siempre especialistas en problemas derivados de la reproducción.

Pienso que será necesario asimilar y acoplar todos los procedimientos actuales de Medicina Reproductiva, al llamado Big Data y a la Inteligencia Artificial.

Igualmente, los grandes y continuos avances en genética deben acoplarse en nuestro ámbito, tanto en el apartado de diagnósticos previos como en los tratamientos.

Todo ello ayudará a mejorar los éxitos.

La mayor ventaja es poder trabajar inmersos en un entorno hospitalario, lo que aporta siempre seguridad a los pacientes en todo momento. Además, es muy fácil recurrir a otros especialistas si el caso lo requiere.

La mayor ventaja de VITA es poder trabajar inmersos en un entorno hospitalario, lo que aporta siempre seguridad a los pacientes en todo momento.


Visita aquí la página web de VITA para más información

VITA ELCHE

C. Max Planck, 3, 03203 Elche

966 87 87 82

VITA LEVANTE

Calle Dr. Santiago Ramón y Cajal, 7, 03503 Benidorm

966 87 87 82