La compañía de servicios integrales Clece atiende servicios de gran calado social en Alicante como limpieza, mantenimiento, seguridad, educación para los más pequeños en escuelas infantiles o atención a mayores y personas dependientes. Raúl González, delegado de la compañía en Alicante y encargado de gestionar las diversas áreas de negocio en la provincia, realiza un balance del año.

– Tras un año marcado nuevamente por la pandemia, ¿qué balance global hace de la labor que desarrolla Clece en Alicante?

El ejercicio 2021 ha sido muy complejo ya que hemos tenido que enfrentarnos a las sucesivas olas de covid y gestionar las vacunaciones masivas de nuestros empleados y usuarios. Como venimos haciendo desde siempre, nuestro compromiso ha sido garantizar la salud de nuestra plantilla. Un compromiso entendido no como un deber, sino como algo inherente a nuestro origen y desarrollo: somos una empresa de personas para personas.

– ¿Cuáles han sido los principales hitos en la provincia?

Este año hemos comenzado la gestión de algunos servicios importantes en Alicante. Entre ellos destaca la adjudicación de varios lotes para gestionar la seguridad de Renfe en la Comunidad Valenciana o la limpieza hospitalaria del Hospital de Torrevieja.

Además, en el ámbito social, hemos iniciado la gestión integral del centro de recuperación integral de víctimas de violencia de género de Alicante, dependiente de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y del servicio de teleasistencia de la ciudad de Alicante.

– El trabajo que desempeñáis es muy intensivo en mano de obra y os caracterizáis por ofrecer oportunidades laborales a colectivos vulnerables, ¿cómo se materializa este apoyo?

Actualmente, disponemos de 1.700 empleados en la provincia de Alicante, de los que más de un 10% pertenece a colectivos en riesgo de exclusión social.

En Clece pensamos que el empleo es un elemento vital para un desarrollo pleno como individuo y, por ello, aprovechamos nuestro rol como gran empleador para potenciar la inclusión laboral de aquellos colectivos que, por sus circunstancias, lo tienen más difícil. Para ello, colaboramos con entidades como Fundación Novafeina, Fundación Novaterra, Fundación Adecco o Cruz Roja, entre otras.

– Clece está desarrollando también una estrategia ambiental para ser más sostenible, ¿en qué consiste exactamente?

Efectivamente, en 2021 hemos continuado avanzando en nuestra estrategia ambiental que tiene como objetivo alcanzar el desarrollo sostenible de la empresa. Estamos trabajando en reducir nuestros principales impactos ambientales que, fundamentalmente, se centran en el consumo de combustibles, productos químicos en limpieza y consumo de electricidad en nuestros centros.

Entre otras medidas, estamos sustituyendo nuestra flota de vehículos por otros eléctricos y cambiando los productos de limpieza por ecológicos. En la Comunidad Valenciana, de hecho, fuimos la primera empresa en obtener la Etiqueta Ecológica Europea.

– Sois la empresa que, junto a Fissa y dentro de UTE, gestionáis la limpieza de las dependencias municipales de Alicante, ¿cuáles han sido los grandes retos de este año?

Nuestro servicio se desarrolla desde los colegios hasta los mercados, las instalaciones deportivas, centros culturales, centros sociales y así podríamos seguir hasta nombrar las más de 400 dependencias que conforman el contrato.

Adaptarnos a las distintas situaciones provocadas por la pandemia, con las restricciones que se iban imponiendo ha supuesto un verdadero reto de coordinación y nos ha permitido comprobar el enorme talento humano del que disponemos en nuestra empresa.

Tenemos una plantilla formidable, compuesta por más de 450 profesionales, que diariamente se esfuerzan en hacer de nuestros lugares de trabajo y de los de nuestros hijos espacios limpios y seguros.

– Clece también es el gestor del servicio de ayuda a domicilio (SAD) del Ayuntamiento de Altea, ¿qué papel desempeñan estos servicios en la atención a personas mayores?

Todos los días miles de personas tienen dificultades para desarrollar tareas cotidianas como vestirse, ducharse o preparar la comida. Se trata de personas dependientes que, por diversos motivos, como enfermedades, discapacidades o simplemente adentrarse en la vejez, no son capaces de llevarlas a cabo en su día a día.

Los SAD juegan un papel fundamental en la vida de estas personas porque les permite disponer de alguien que les ayude en estas tareas en sus propios hogares.

– Han iniciado la gestión del centro de recuperación integral de víctimas de violencia de género en Alicante, ¿qué experiencia tiene Clece en esta materia?

Este centro nos permite volcar, además de nuestra calidad en la gestión, nuestra vocación de empresa centrada en las personas. En la Comunidad Valenciana, contamos con más de 15 años de experiencia en la gestión integral de este tipo de centros. Además, trabajamos para impulsar la igualdad de oportunidades a través de la integración laboral de las víctimas de violencia de género. Actualmente, en la Comunidad Valenciana, 44 mujeres de nuestra plantilla pertenecen a este colectivo.

– ¿Cómo se vislumbra 2022? ¿Cuáles son los grandes retos de Clece en la provincia de Alicante?

Para el próximo año, queremos consolidar nuestra presencia en la provincia, apuntalando nuestras líneas de negocio más implantadas y potenciando aquellas que entendemos estratégicas para nuestro futuro cercano.

A corto plazo, tenemos sobre la mesa la renovación de uno de nuestros principales contratos, el de limpieza de dependencias y colegios del ayuntamiento de Alicante.