Vivimos rodeados de música. Incluso desde antes de nacer, en el vientre materno, ya la escuchamos. Su importancia es tal que se considera una herramienta clave en el desarrollo cognitivo y emocional de las personas, a cualquier edad.

Y según los expertos, durante la vejez cobra aún más relevancia, ya que mejora el estado de ánimo y las capacidades psicomotrices entre otros muchos beneficios. 

Por ello, cada vez es más habitual integrar la musicoterapia en las actividades dirigidas a este sector poblacional.

Consiste la musicoterapia en el uso de la música con fines terapéuticos para restaurar o mejorar la salud de una persona o un grupo de personas, con el objetivo de mejorar la calidad de vida y la autoestima de los pacientes. Y todo mientras se crea un entorno donde se pueda trabajar la participación, la creatividad y la comunicación.

Como explica David Curto, director médico, Calidad e Innovación de Sanitas Mayores:

“La musicoterapia se puede entender como medida preventiva o como propio método terapéutico. En geriatría es ideal para integrar y mejorar las capacidades de personas mayores en las áreas del lenguaje, la atención, la memoria, la conducta y la movilidad”.

“De todos modos, es indispensable tener en cuenta las circunstancias de cada paciente, pues cada terapia debe ser única y adecuada a la persona. Esta norma vale tanto para las actividades individuales como para las grupales”.

Entre los beneficios más notables que las terapias con música producen en los mayores, lo especialistas en geriatría destacan: 

  • Ayuda a un buen procesamiento del lenguaje.
  • Es positivo para la memoria. Además, actividades como cantar o bailar no sólo ayudan a la memoria, sino que también pueden contribuir a recuperar recuerdos que se creían perdidos.
  • Tiene un efecto directo en la conducta. Las personas mayores con demencia suelen tener dificultades a la hora de percibir ciertos estímulos, lo que muchas veces les causa ansiedad. La música les ayuda a calmar ese estrés y a controlar esta respuesta.
  • Potencia el bienestar emocional ya que interfiere positivamente en el sistema nervioso, ayudando a producir una mayor actividad parasimpática y a disminuir la ansiedad. 

La importancia de la música en la salud en las personas mayores


A la hora de planificar cómo realizar una terapia musical con una persona mayor es fundamental atender a dos aspectos.

  1. En primer lugar, es importante que la elección de la música atienda tanto a los gustos musicales del paciente como a sus necesidades médicas. 
  2. En segundo lugar, es fundamental conocer el estado cognitivo de los pacientes para que las sesiones sean efectivas y adaptadas a su situación. “En este sentido, las sesiones serán más cortas y en grupos reducidos si los pacientes sufren un estado de demencia avanzado”, explican los expertos.

Como señala Andrea Trujillo, psicóloga de BluaU de Sanitas:

“Hay muchas maneras de saber cómo se siente alguien más allá de la comunicación verbal. Hay que tener en cuenta que cuando una persona sufre un alto deterioro de sus habilidades comunicativas tiene otras formas de hacernos ver cómo se siente, y debemos estar atentos, observando sus reacciones a la música y ayudándole a expresarse sobre sus emociones”,

Te puede interesar:

Guías de Salud

¿Tienes el primer dedo del pie más corto que el segundo? Esta puede ser una de las consecuencias

Guías de Salud

Los dos problemas que más mujeres llevan al ginecólogo: síntomas y edad a la que afectan

Guías de Salud

EPOC: no se cura, es progresiva, tiene 79 enfermedades asociadas… ¡pero se puede tratar!


La musicoterapia no consiste sólo en escuchar música, sino que puede realizarse mediante muchas actividades diferentes. Entre ellas se encuentran:

  • Aprender a tocar un instrumento, ya que potencia la creatividad y ayuda a mejorar la coordinación y la concentración.
  • Sesiones de baile: mejoran la coordinación, movilidad y equilibrio, y son una actividad perfecta para practicar en grupo y así mejorar las relaciones sociales. También entrenan la memoria.
  • Sesiones de canto y baile: actividades perfectas para estimular la memoria y otros aspectos cognitivos.
  • Actividades como pintar, mientras se escucha música, pueden ser beneficiosas para la salud emocional y física de los más mayores.