La naranja, junto al plátano, la manzana, la sandía y el melón, son las frutas frescas más consumidas en España. Le siguen la mandarina, la pera y el melocotón.

La mejor época para consumir esta última fruta es entre los meses de mayo y septiembre. Aunque es durante los meses de julio y agosto cuando está más sabrosa y carnosa.

Y es una de las frutas más consumidas no solo por su delicioso sabor, sino también por sus múltiples beneficios para la salud. Sin olvidar que es un perfecto aliado para la belleza.

A pesar de su nombre, el melocotón no procede de Persia, sino de China, donde era considerado un símbolo de fertilidad. Después de llegar a Europa, se extendió rápidamente a América.

Como curiosidad, la ciudad de Ruston, en Louisiana (Estados Unidos), se autodenomina la “Capital del Melocotón”. Allí se celebra cada año un festival anual de melocotones que atrae a miles de visitantes de todo el país.

España es el segundo productor de melocotón del mundo, por delante de Italia, Grecia, Turquía y Estados Unidos. Los primeros frutos que nos llegan al mercado proceden de Sevilla, Huelva y Valencia.

En julio, de Murcia, Extremadura, Tarragona y Barcelona. Las más tardías, las que aparecen a partir del mes de septiembre, son de Lérida y Aragón. 

Se trata de un fruto de hueso de piel aterciopelada, de carne amarilla o blanquecina, que destaca por su sabor dulce y aroma delicado. La porción comestible de esta fruta es de 88 gramos por cada 100 de producto fresco. 

La nectarina es una variante del melocotón. Nace del propio árbol y es normal que los melocotoneros producan de vez en cuando algunas nectarinas. Pueden ser de carne blanca o amarilla, adherida al hueso o suelta.


El melocotón tiene un 88% de agua Freepik


  • Energía (Kcal) 41
  • Proteínas (g) 0,6 
  • Hidratos de carbono (g) 9
  • Fibra (g) 1,4 
  • Agua (g) 89 
  • Calcio (mg) 8
  • Hierro (mg) 0,4
  • Yodo (µg) 2
  • Magnesio (mg) 9
  • Zinc (mg) 0,06
  • Sodio (mg) 3
  • Potasio (mg) 260
  • Fósforo (mg) 22
  • Selenio (μg) 1 
  • Tiamina (mg) 0,03
  • Riboflavina (mg) 0,05
  • Equivalentes niacina (mg) 1
  • Vitamina B6 (mg) 0,02 
  • Folatos (μg) 3
  • Vitamina C (mg) 8
  • Vitamina A: Eq. Retinol (μg) 83,3

Según explican desde la Fundación Española de Nutrición (FEN), los melocotones “aportan pequeñas cantidades de vitaminas, entre las que destaca la vitamina C (con un melocotón se cubren más del 20% de las ingestas diarias recomendadas de la vitamina)”.

Entre los minerales, “el más elevado es el potasio. En su composicion también presentan cumarinas, sustancias aromáticas naturales”.

Esta fruta, que aporta potasio, fósforo, magnesio y hierro, ayuda a mantener bajo los niveles de colesterol por su contenido en fibra, y también contribuye a mejorar el tránsito intestinal.

SIn embargo, como ocurre con la mayoría de las frutas frescas, no despunta especialmente por su poder proteico, ya que tan solo tiene 0,60 gramos.


El melocotón ayuda a mejorar el aspecto de la piel Freepik


Por su contenido en vitamina C, que es un poderoso antioxidante que ayuda a proteger las células contra los daños de los radicales libres, el melocotón también contiene carotenoides con actividad provitamínica A, que es esencial para gozar de una buena salud ocular.

En cuanto a los minerales, destaca por su contenido en potasio, que contribuye al mantenimiento de la tensión arterial normal.

En la población adulta, de 18 años o más, se considera que existe hipertensión arterial (HTA) cuando las cifras de son iguales o superiores a 140/90 mmHg.

A partir de esas cifras hablamos de hipertensión arterial (HTA) ligera, moderada o grave en función de los niveles de Presión Arterial (PA), y la causa o la lesión que la HTA ejerce sobre sus órganos diana, que son el corazón, los vasos, el riñón y el cerebro.

En las mujeres embarazadas se habla de HTA leve cuando las cifras están entre 140-159 / 90-109 mmHg y de HTA grave si las cifras son iguales o mayores de 160 / 110 mmHg.

Los melocotones contienen vitamina A, una sustancia orgánica compleja que es esencial para lucir una piel saludable, reduciendo la inflamación, y capaz de alivir el dolor muscular y las articulaciones. 

De hecho, esta fruta se utiliza como ingrediente en tratamientos de belleza, dado el impacto positivo que tiene en nuestra piel y cabello.

Incluso se puede preparar una mascarilla casera (solo hay que mezclar puré de melocotón, yogur y miel) y aplicar en el rostro durante 15 minutos. Retirar con agua tibia y disfrutar de una buena salud cutánea.


Archivo – Manzanas y otras frutas en una frutería Eduardo Parra – Europa Press – Archivo


Es fundamental para fortalecer el sistema inmunitario y para ayudar en el crecimiento y el cuidado del tejido muscular.

Un estudio de la Universidad de Texas (Estados Unidos) subraya que las frutas de hueso de tamaño medio o grande, como puede ser el melocotón o la ciruela, son grandes aliadas para prevenir la diabetes, una enfermedad que afecta a seis millones de españoles. 

También son buenas para evitar la obesidad, el síndrome metabólico (factores de riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes y otros problemas de salud) y enfermedades cardiovasculares, que mata cada año a más de 100.000 personas en España.

Las frutas de hueso, como el melocotón, están indicadas para aquellas personas que quieren controlar su peso.

Y es que, son bajas en calorías, porque posee un 88% de agua, lo que también ayuda a combatir el calor por su poder refrescante. 

Te puede interesar:

1

Cirugía bariátrica y metabólica: una fórmula que reduce el riesgo de cáncer en personas obesas

1

¿Por qué es importante que tomemos vitamina B12? ¿En qué alimentos la podemos encontrar?

1

El ombligo puede ser un foco de infecciones y así debemos limpiarlo para evitar enfermedades


El melocotón aporta unas 40 calorías por cada pieza de fruta. Y no solo se puede comer solo a bocados, sino que se puede añadir a una ensalada, porque combina a la perfección con pechuga de pollo, queso feta y nueces. O también en repostería. 

La tarta de melocotón es un postre clásico que se elabora con una base de masa quebrada. Una opción para los más atrevidos es la salsa de melocotón, que se cocina con azúcar (o edulcorante), vinagre y especias para acompañar a carnes.