Presbicia o vista cansada son dos términos que definen un mismo problema visual: el empeoramiento de la visión cercana por la pérdida de elasticidad del cristalino del ojo a causa de la edad.

La presbicia o vista cansada es un defecto refractivo que aparece en torno a los 45-50 años. Y tiene solución quirúrgica. A través de una sencilla cirugía, recuperaremos la visión en ambos ojos y podremos decir adiós a las gafas.

La presbicia o vista cansada no aparece de repente. Más bien al contrario, nuestros ojos nos advierten del problema a través de una serie de síntomas. El más común, la necesidad de estirar la mano en la que sostenemos la táblet o el móvil y entrecerrar los ojos para ver mejor ese e-mail que acabamos de recibir o el mensaje de whatsApp que acaba de entrar en nuestro móvil.

En general, comenzaremos a notar una creciente dificultad para observar objetos cercanos, entendiendo como tales aquellos que se encuentren a un metro de nosotros, o menos. Pero si decidimos leer, es muy posible que, al poco tiempo percibamos molestias en los ojos y dolor de cabeza. O que comencemos a notar que las letras están borrosas e incluso que parece que bailan ante nuestros ojos que suelen enrojecerse con el esfuerzo. Además de notar una paulatina fatiga ocular. Es decir, nos cansamos enseguida de leer o de ver algo en el móvil.

La presbicia o vista cansada no es excepcional. Nueve de cada diez adultos sufren este problema.


La presbicia o vista cansada no es excepcional. Nueve de cada diez adultos sufren este problema y buscan una solución definitiva, que les permita recuperar la visión sin perder un ápice de la frescura de sus ojos.

Además, la pandemia ha agravado la presbicia a consecuencia del notable incremento de horas que hemos pasado ante los dispositivos móviles: informes que hacer, videollamadas, webinar…, al final todo lo que afecta a nuestra visión suma. De modo, que en muchos casos, la presbicia se ha ido agravando.






Cirugía de presbicia

Existen tres opciones: gafas, lentillas… y cirugía de presbicia.

La cirugía de presbicia ofrece una gran ventaja respecto a las otras dos alternativas: elimina el problema. De modo, que no volveremos a usar gafas a causa de la vista cansada. La cirugía de presbicia ofrece algunas otras ventajas. En primer lugar, es ambulatoria, lo que quiere decir que el paciente entra por su pie en el quirófano y sale, igualmente, por su pie.

En el caso de Oftálica, realizan una primera sesión para la cirugía de un ojo y, una semana más tarde, la segunda, para el otro ojo. La cirugía se lleva a cabo en su propio quirófano, que cuenta con todas las condiciones de higiene, desinfección y limpieza. Además, el paciente está auxiliado por el equipo que ya conoce, lo que evita el estrés preoperatorio, al encontrarse en un lugar que no le es extraño y con un equipo en que ya ha depositado su confianza.

Se utiliza anestesia local. A continuación se sustituye el cristalino natural del ojo por una lente artificial, con la diferencia de que este último no envejece con nosotros por lo que el paciente recupera su visión primigenia. Ya no necesitará gafas ni lentillas, independientemente de su edad.

En Oftálica continúan con todas las medidas de seguridad e higiene.


Tras un postoperatorio de unos 20 minutos, el paciente marcha a casa por su propio pie, si bien siempre recomendamos venir acompañado por una persona, ya que no podrá conducir.

Al día siguiente, se efectúa una primera revisión. Y una semana después, se completa la cirugía con la intervención del otro ojo, que de nuevo será objeto de revisión 24 horas más tarde. A partir de ahí, el proceso termina. El paciente dice adiós a las gafas y a las lentillas.

Oftálica Clínica Oftalmológica

Tlf: 966 37 86 20