Hace algunos años, se acuñó el término Generación Z. Engloba a los jóvenes nacidos a partir de finales de los 90. Es una generación digital. Que se maneja con el móvil y trabaja con ordenador. Para la que las Nuevas Tecnologías constituyen una herramienta fundamental en su devenir diario. Pero, por contrapartida, efectúa un uso muy alto de la denominada visión cercana. Con escasos cambios de plano visual. La consecuencia es el incremento de la fatiga visual entre los jóvenes.

Fatiga visual y presbicia no son lo mismo y es importante conocer sus diferencias y cómo tratar cada caso.

El doctor Enrique Chipont, director médico de Oftálica Clínica Oftalmológica de Alicante, explica que la presbicia o vista cansada: una pérdida gradual de la capacidad de enfoque del cristalino a consecuencia de la pérdida de elasticidad en el músculo. Y es consecuencia del envejecimiento.

No obstante, conviene diferenciar entre fatiga visual y presbicia. La fatiga visual es la consecuencia de efectuar un esfuerzo no habitual: puntual. La presbicia es la consecuencia del envejecimiento antes explicado: el cristalino pierde curvatura y se genera un problema. La presbicia suele aparecer en torno a los 50 años, mientras que la fatiga visual puede hacerlo en cualquier momento.


La presbicia es una pérdida gradual de la capacidad de enfoque del cristalino a consecuencia de la pérdida de elasticidad en el músculo. Y es consecuencia del envejecimiento. ….


Las 3 diferencias clave entre ambas son que mientras que la fatiga visual es la consecuencia de un cansancio de los ojos por un esfuerzo puntual, no requiere cirugía y sí puede necesitar un tratamiento, la presbicia, como se ha dicho, es consecuencia de la edad. Sus síntomas no desaparecen una vez terminado ese esfuerzo. La presbicia tiene solución quirúrgica.

Los síntomas compatibles con la fatiga visual son los ojos llorosos, la visión borrosa, el dolor de cabeza y el picor de los ojos, entre otros. Un ejemplo de ello es el conductor que pasa muchas horas al volante -de ahí la necesidad de hacer descansos periódicos- o el estudiante que prepara un examen, que le lleva largas horas de estudio y, transcurridas éstas, empieza frotarse los ojos, porque comienzan a picarle.

Algunos de los síntomas compatibles con la presbicia son el cansancio ocular, la visión borrosa de cerca, la necesidad de alejar los objetos para verlos mejor e, incluso, es posible que tengamos la sensación de que las letras de un libro se mueven. El gesto característico de la presbicia es cuando alejamos la tableta o el móvil de los ojos, estirando el brazo y entrecerramos los ojos para ver mejor las letras.


La solución para eliminar la presbicia es quirúrgica. A través de una cirugía sencilla que dura unos 15 minutos.


La fatiga visual tiene tratamiento sencillo. Uno, de carácter preventivo, es utilizar lo que se llama la regla del 20-20-20. O, lo que es lo mismo, descansar periódicamente cada 20 minutos y dirigir la vista a unos 20 pies de distancia, 6 metros, durante 20 segundos. Pero también es conveniente ajustar la iluminación y mantener la estancia con una ventilación adecuada.

En cuanto a la presbicia, la solución para eliminarla es quirúrgica. A través de una cirugía que dura unos 15 minutos, para la que utilizamos anestesia local y de la que el paciente entra y sale por su propio pie. La cirugía consiste en la sustitución del cristalino por una lente intraocular, que desde ese momento hará sus funciones. Si la lente implantada es trifocal, nos permitirá una correcta visión en distancia corta, media y lejana.

Pero lo más importante es que, en caso de sentir que padecemos algunos de los síntomas descritos, debemos acudir al oftalmólogo. “Aplazar la solución, una vez aparecen los síntomas no es una opción. Porque se irán agravando. Mi consejo es acudir a la consulta oftalmológica para obtener un diagnóstico que permita no sólo identificar el problema, sino también darle la solución adecuada”, recomienda el doctor Enrique Chipont.

“La visión -afirma el doctor Enrique Chipont- es una herramienta esencial tanto a la hora de trabajar como para estudiar. Los problemas de la vista tienen consecuencias. Pueden llevarnos a una disminución del rendimiento. Y si no contamos con el diagnóstico adecuado y el tratamiento debido, cada vez el perjuicio será mayor. Tanto en nuestra vida laboral o académica como, fuera de ella: en nuestros propios hábitos de vida”.


La fatiga visual tiene tratamiento sencillo. Uno, de carácter preventivo, es utilizar lo que se llama la regla del 20-20-20. O, lo que es lo mismo, descansar periódicamente cada 20 minutos.


En cuanto a los más jóvenes, el doctor Enrique Chipont, recuerda que 3 de cada 10 casos de fracaso escolar están, de una u otra manera, relacionados con problemas de visión. “Es muy importante que tanto los niños como los jóvenes se sometan a revisiones visuales periódicas. Se trata de una manera de detectar de un modo precoz los problemas que pueden padecer”. No se trata sólo de los aquí descritos, “también, de otros, como el ojo seco. Hay que tener en cuenta que el uso de los dispositivos móviles, las tabletas y los ordenadores entre los más jóvenes ha crecido mucho. Y se trata de una circunstancia que puede tener consecuencias que, si no se tratan, pueden repercutir en su calidad de vida”.

Oftálica Clínica Oftalmológica

Dirección: Av. Padre Espla, 58 (Acceso a Parking por Calle Río Seco, 1) 03013 Alicante

Teléfono: 966378620