El sistema digestivo y el cerebro están íntimamente relacionados y en constante comunicación. Así de tajante es la doctora Amanda Rodríguez-Urrutia, psiquiatra en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Esta conexión, que se descubrió hace más de 20 años, podría jugar un papel fundamental en el tratamiento de pacientes con trastornos ansiosos o depresivos.

La investigadora, que trabaja actualmente en un macroproyecto europeo que busca los mecanismos cerebro-intestinales de patologías de salud mental o el síndrome de intestino irritable, ha publicado su primer libro Siente lo que comes (Editorial Planeta, 2022).

  • En él, ahonda sobre los psicobióticos, unos microorganismos que pueden ayudarnos a sentir menos tristeza, ansiedad o irritación.

Ilustración de la microbiota intestinal DataBase Center for Life Science (DBCLS)


Este término fue acuñado por un grupo de investigadores del Centro Farmacéutico Alimentaria de Cork, en Irlanda, en el año 2013.

  • Los psicobióticos son “organismos vivos”, que cuando se ingieren en las cantidades suficientes, producen un beneficio en la salud de unos determinados pacientes. En este caso, con problemas de salud mental.

Estos microorganismos inciden de forma muy positiva en la microbiota. “Y una microbiota sana favorecerá un mejor bienestar mental”, explica a ‘Guías de Salud’.

Sin embargo, esto no es categórico, ya que se continúa investigando los beneficios de los psicobióticos en los pacientes con trastornos de salud mental. 

Hay que recalcar que son suplementos alimenticios que deben ir acompañados de una buena alimentación.


Los psicobióticos están presentes en varios alimentos de la dieta mediterránea Wikimedia Commons


Pero, ¿existe la dieta perfecta?

  • “No sabemos exactamente, porque ni los propios nutricionistas y endocrinos aclaran, qué es una dieta buena”.
  • “Pero sí es cierto que hay una serie de alimentos nos que confieren mayor beneficio que otros porque alimentan de una manera buena esa microbiota”.

La enfermedad psiquiátrica es multicausal, por lo que no se puede decir que una microbiota alterada puede favorecer un estado depresivo o ansioso.

Pero es igual de cierto que una microbiota “sana” sí podría ayudar a reducir los síntomas que producen estas patologías. 

Así, como resalta la especialista, en unos años estos problemas de salud mental se trataran de forma multidisciplinar:

  • Hay que trabajar más con gastroenterólogos y con nutricionistas, y hacer un tratamiento más personalizado y realmente más acorde con lo que el paciente necesita”.
  • “Solo con un psicofármaco y una terapia psicológica vemos que es insuficiente porque hay mecanismos que posiblemente se regularán más con suplementación vitamínica y con un determinado tipo de dieta”.

Los psicobióticos son, por tanto, “sustancias presentes en ciertos alimentos y que pueden ayudarnos a prevenir enfermedades como la depresión”. Por ello, la doctora hace referencia a la lista de alimentos que contienen estos microorganismos. 


Los moluscos es uno de los alimentos con más psicobióticos GOBIERNO – Archivo


Estos alimentos, que se han estudiado en una investigación publicada en la revista científica World Journal of Psychiatry por las doctoras Laura R. LaChance y Drew Ramsey del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Toronto, son:

  • Ostras
  • Hígados y vísceras
  • Espinacas
  • Nabo
  • Remolacha
  • Almeja
  • Mejillones
  • Acelgas
  • Pulpo
  • Hierbas frescas como cilantro, albahaca o perejil
  • Coles
  • Pimientos
  • Pescado azul

No. Solo para los casos leves y moderados.

Te puede interesar:

NEUROLOGÍA

Narcolepsia: qué es y por qué deberíamos prestar mayor atención a este trastorno del sueño

REUMATOLOGÍA

Enfermedades reumáticas: cómo mejorar el dolor y la fatiga con cinco importantes decisiones

PSIQUIATRÍA

Psiquiatría nutricional: así puede ayudarnos a combatir la ansiedad y la depresión


  • Los psicobióticos podrían ser útiles, según la evidencia científica, para utilizar junto a los medicamentos antidepresivos “para evitar el uso de otros fármacos y reducir los síntomas”. 

De ahí, que la doctora recomienda a la población seguir la dieta mediterránea, donde nos encontramos psicobióticos, prebióticos y probióticos de forma natural.