La falta de piezas dentales es un problema de salud bucodental muy común entre la población adulta. Se estima que más del 70% de personas menores de 45 años han sufrido la pérdida de algún diente definitivo. Y solo el 5% de la población mayor de 65 años mantiene la totalidad de sus piezas dentales originales.

Sea la causa que sea, enfermedad periodontal, una caries o un fuerte traumatismo que haya provocado la caída del diente, no reponerlo puede afectar a más que la estética de la sonrisa, ya que no es lo único que se ve comprometido cuando se pierde un diente. De hecho, suelen aparecer otros problemas de carácter funcional que son importante conocer.

El Dr. Salvador Oltra, Especialista en endodoncia e implantología de IMED Dental repasa en profundidad este problema.

En ocasiones, los malos hábitos de higiene bucodental, la falta de un tratamiento odontológico a tiempo, un traumatismo dental o simplemente la predisposición genética pueden provocar que un adulto pierda uno o varios dientes.

La ausencia de dientes, además de afectar a la masticación, al habla y al aspecto estético, puede provocar el desplazamiento del resto de los dientes e incluso con el tiempo, la pérdida de hueso en la zona del diente ausente lo que a la larga dificultan el tratamiento rehabilitador.

Los implantes de carga inmediata consisten simplemente en colocar dientes sobre estos implantes que hemos colocado en las primeras 24 o 48 horas desde la instalación de implante, permitiendo al paciente en disfrutar de los dientes provisionales sin tener que esperar meses.

Esto es lo mismo que la carga inmediata. Igual que se puede realizar para un solo diente en un solo día, también se puede recuperar todos los dientes del paciente, tanto arriba como abajo, en un solo día.

Es decir, las técnicas All on 4 y All on 6 consisten en ofrecer a las personas que sufren una pérdida total o parcial de sus dientes una prótesis dental de arcada completa fija sobre cuatro implantes dentales, en el caso del All on Four, o de seis, en All on Six el mismo día de la intervención.

La técnica all-on-four o all on six” tiene una función inmediata.

La técnica all-on-four o all on six” tiene una función inmediata.


En principio es el tratamiento que indicamos como primera opción debido a la rapidez y la comodidad para el paciente. Pero bien es cierto que el paciente debe cumplir algunos criterios. Para ello en IMED Dental primero estudiamos al paciente, a sus necesidades, realizamos pruebas como TAC (radiografía 3D), realizamos un estudio por ordenador para averiguar se la carga inmediata es la mejor opción o debemos de buscar otra alternativa. Es decir, cada caso se trata de forma individualizada.

Acortamos el tiempo para el paciente para disfrutar de una solución fija. Pero además nos ayuda a valorar la estética final. Como hemos comentado primero se coloca los provisionales que el paciente llevará durante unos meses y este puede evaluar, color, forma, tamaña, funcionalidad, para tenerlo en cuenta a la hora de la elaboración de los dientes definitivos. En definitiva, conseguimos que el resultado final sea el satisfactorio para el paciente.

Esto es una de las ventajas de estar integrados dentro de Hospitales IMED ya que este procedimiento se puede realizar con la participación de anestesiólogos del propio hospital. Mediante una sedación intravenosa, reduce ese estrés, la ansiedad e incluso la fobia dental. El paciente se encuentra totalmente relajado y a nosotros nos ayuda a tener el paciente contralado, ya que está monitorizado.


Dr. Oltra en su consulta de IMED Dental Levante, realizando estudio personalizado a la paciente.


En IMED Dental, trabajamos con la última tecnología y actualmente colocamos los implantes guiados por un ordenador. La cirugía guiada por ordenador es una técnica que permite colocar los implantes dentales en el lugar exacto de la arcada. La intervención es planificada previamente mediante la ayuda de un ordenador y de la tecnología 3D.

Esto nos permite:

  • Mayor precisión que otros métodos. Siguiendo los pasos establecidos previamente por ordenador, los resultados que se obtienen son mucho más predecibles y exactos.
  • Tratamiento mínimamente invasivo. Debido a su alta precisión, el tratamiento evita tener que descubrir el hueso para poder colocar el implante. Es decir, no se utiliza bisturí y en la mayoría de casos no lleva puntos.
  • Postopertorio más llevadero. la herida de la encía es menor, en la mayoría de los casos también se evita tener que dar puntos de sutura. Gracias a ello, disminuye la inflamación, el riesgo de infección y el dolor.
  • Tiempo más reducido de la intervención. Con la ayuda del ordenador, el implantólogo no tiene que prestar tanto detalle a la posición del implante o a las estructuras anatómicas con las que se encuentra, como el seno maxilar o el nervio dentario inferior. Por ello, se ha calculado que el tiempo de intervención en una cirugía guiada con respecto a una cirugía tradicional es un 70% menor.