Ser madre es una ilusión que comparten miles de mujeres. No obstante, en algunas ocasiones este sueño puede verse afectado por circunstancias externas o problemas de salud como la miomatosis uterina. Esta afección no imposibilita el embarazo, pero hay ciertos casos en los que debido a la cirugía pueden presentarse complicaciones o incompatibilidades con la gestación o el parto vaginal.

Un mioma es un tumor que se origina en el útero como consecuencia de un crecimiento exagerado de las fibras musculares de la pared uterina. Esta es la tumoración más frecuente en mujeres y en la mayoría de casos, los tumores son benignos y dejan de crecer cuando se atraviesa la menopausia.

Los miomas en el útero pueden ser únicos o múltiples. Existen diversos factores como la cantidad de tumores, la localización, el tamaño, los síntomas que ocasionan o la edad de la paciente que pueden determinar qué conducta seguir. “Es de vital importancia individualizar cada caso para poder decidir la mejor opción para la paciente y su futura gestación si lo desea, así como para garantizar una recuperación sin complicaciones”, argumenta el doctor Rodolfo Martín, jefe del Servicio de Ginecología de Quirónsalud Torrevieja.

Hay ciertas ocasiones en las que es recomendable que las mujeres que presentan miomas se sometan a una cirugía uterina. Estas son las situaciones más comunes en las que es recomendable realizar una miomectomía:

  • Cuando los miomas provocan síntomas como dolor, sangrado excesivo o compresión de órganos o estructuras adyacentes como la vejiga o el intestino.
  • Cuando se sospecha que pueden ser causa de esterilidad o poner en peligro un futuro embarazo.
  • Cuando exista la sospecha de que el mioma pueda ser un tumor maligno.

Hay ciertas ocasiones en las que es recomendable que las mujeres que presentan miomas se sometan a una cirugía uterina


La miomectomía es la intervención mediante la que se extirpa el mioma, manteniendo la total funcionalidad del útero. Actualmente existen tres tipos de miomectomías:

  • Miomectomía Histeroscópica: Se lleva a cabo mediante la introducción de un histeroscopio a través de la vagina y cérvix para la extirpación de los miomas submucosos. Para esta intervención concreta, no se requieren incisiones ni cicatrices.
  • Miomectomía Laparoscópica: A través de cuatro incisiones abdominales de entre 0,5 y 1 centímetro, se realiza la resección del mioma, su posterior troceado en el interior de una bolsa estanca para evitar su diseminación intraabdominal, y la extracción de todos los fragmentos por uno de los orificios. Una vez realizada la extracción con éxito, el útero es reconstruido con puntos de sutura por la misma vía.
  • Miomectomía Laparotómica: Se realiza mediante una incisión del abdomen tipo cesárea o bien incisiones longitudinales a nivel abdominal medio. A través de los cortes se accede al útero, se resecciona el mioma, se extrae y se lleva a cabo una posterior reconstrucción uterina con puntos de sutura.

Algunas mujeres, es posible que años después de la intervención, vuelvan a desarrollar miomas


Además de la miomectomía, existen otros procesos quirúrgicos o técnicas mediante los cuales también es posible erradicar estos tumores.

  • Radiofrecuencia de miomas: Se trata de una técnica muy novedosa en la que los miomas son destruidos con una aguja que se coloca vía vaginal. A través de ella, bajo control ecográfico y mediante radiofrecuencia se desintegran los miomas.

“Esta es una de las mejores técnicas si los miomas de la paciente cumplen los requisitos para su realización. No precisa más que unas horas de ingreso y el resultado es excelente con mínimas complicaciones, dolor y sin cicatrices”, resalta Rodolfo Martín, jefe del Servicio de Ginecología de Quirónsalud Torrevieja.

  • Histerectomia: En muchas ocasiones los miomas se dan en mujeres que ya no tienen deseo de maternidad porque ya esta cumplida o por su edad. En estos casos se recomienda la extirpación de todo el útero para así reducir la tasa de complicaciones, evitar que estos miomas vuelvan a aparecer y además poder solucionar problemas del suelo pélvico en la misma cirugía.

Dependiendo de la técnica utilizada la recuperación puede ser más rápida, pudiendo tener el alta hospitalaria el mismo día de la intervención, o por el contrario requerir más tiempo y cuidados. No obstante, generalmente para la cicatrización de un mioma y el tiempo tras el que se recomienda la gestación son 6 meses.

Esta es la tumoración más frecuente en mujeres, y en la mayoría de los casos los tumores son benignos


Algunas mujeres, es posible que años después de la intervención, vuelvan a desarrollar miomas. No obstante, tal y como señala el jefe del Servicio de Ginecología de Quirónsalud Torrevieja, tras una cirugía realizada correctamente es raro que, antes de que pasen dos años, se vuelvan a reproducir los miomas de manera que la paciente vuelva a precisar una cirugía.

Dependiendo del tamaño, localización o número de miomas extirpados, la miomectomía podría tener consecuencias sobre un posible futuro embarazo. Para algunas mujeres, solamente por el hecho de presentar miomas, esta afección puede traducirse en dificultad para la fecundación.

En caso de haber requerido cirugía de miomas, en algunos casos se recomienda cesárea y no parto natural por el riesgo que existe de haber complicaciones. También es posible que, tras una intervención de miomas, el útero quede debilitado y el embarazo suponga un riesgo tanto para la madre como para el feto. “Por este motivo es importante indicar bien cuando hay que operar los miomas, de manera la manera que se ha de hacer y quien los debe operar porque es la maternidad posterior se puede ver condicionada”, concluye el doctor Martín.

Hay ciertos casos en los que debido a la cirugía pueden presentarse incompatibilidades con la gestación o el parto natural


Por último, cabe señalar que, en ocasiones al realizar la cirugía uterina por mucho sangrado y dificultad técnica puede ser necesario la extirpación de todo el útero. En este caso se perdería por completo la posibilidad de gestar.

Solicita más información acerca de la miomectomía en Quirónsalud Torrevieja.