Y después de eliminar el cáncer mamario, ¿Qué hacemos? ¿Qué es y cómo se enfoca un proceso de reconstrucción mamaria? ¿Cómo voy a volver a ser la misma mujer que era antes de del cáncer? ¿Puedo mejorar de como estaba antes?

Estas son las preguntas iniciales que como cirujano reparadores aclaramos a las pacientes que se encuentran con el panorama desolador de un proceso oncológico mamario.

Y la respuesta que debemos transmitir es clara: podemos y debemos reconstruir, mejorar y devolver la anatomía perdida de la persona, siempre y en todos los casos.

Pero más importante aún es el hecho que, con las cirugías actuales, mejoramos ante todo la calidad de vida de la persona. Devolviendo a la mujer, la figura perdida y al mismo tiempo ayudándola a superar esta dura etapa.

Todo esto repercutirá enormemente en su interacción social, vida de pareja, vida familiar, laboral, etc., y en definitiva repercute en nuestra sociedad.

No es un proceso fácil y no siempre es “perfecto”, pero nuestra intención como Unidad integral de Cirugía Reconstructiva y Estética será buscar la máxima perfección y seguridad, en todo el proceso reconstructivo. Porque esto, no es una cirugía, es un camino, que tomará tiempo y tendrá diferentes etapas.

 

Así pues, reconstrucción mamaria es todo el conjunto de técnicas quirúrgicas y médicas que buscan este fin y debe ser enfocado, diferenciando a qué pacientes es mejor ofrecerles una reconstrucción protésica (en aquellas mujeres que no hayan recibido Radioterapia), de aquellas a las que debemos realizarles una reconstrucción trasplantando sus propios tejidos (autóloga).

Es importante también determinar qué pacientes necesitan o necesitarán una reconstrucción o tratamiento quirúrgico del sistema linfático de brazo, donde se realizan los vaciamientos axilares, para evitar o tratar un posible cuadro de linfedema.

Esto es algo técnico, pero es justo decir que todo el proceso reconstructivo es mucho más humano, más personal y sobre todo que es gratificante para la paciente. Éste se adapta a las necesidades y posibilidades de cada mujer, ofreciéndole no sólo un resultado reparador y estético que pude llegar a ser excelente ( si se realiza correctamente) sino además una gran mejoría en su calidad de vida, en su imagen, en su confianza y reafirmación personal.

 

Los doctores José María Lloret Espí, Inés Blasco Trives y Juan José Aparicio


Los doctores José María Lloret Espí, Inés Blasco Trives y Juan José Aparicio.

 

Desde Silfid, Unidad de Cirugía Reconstructiva de la Clínica Vistahermosa, tratamos a nuestras pacientes de Cáncer de Mama con un enfoque multidisciplinar, donde coordinamos acciones con los equipos de Cirugía General, Ginecología, Oncología, Radioterapia, etc., para ofrecer siempre la mejor alternativa reconstructiva que se adapte a las necesidades y posibilidades de cada caso.

Pero sobre todo, tratamos a nuestras pacientes desde un punto de vista humano y cercano, donde no sólo nos preocupamos por su “resultado” sino que nos volcamos en apoyar “a la persona” de una forma global. Tratamos pacientes, no cánceres o mamas.

 

En cuanto a los avances actuales del campo reconstructivo, hay que decir que se centran en tres aspectos:

 

1. La reconstrucción simultánea a la mastectomía:

Sea colocando expansiones mamarios, prótesis mamarias directas o con tejido autólogo, ésta opción casi siempre es la más recomendada, acortando todo el proceso reconstructivo.

Ahorra nuevas cirugías a la paciente y sobre todo reduce al mínimo la “mutilación” que debe sobrellevarse tras la mastectomía.

 

2. La reconstrucción “definitiva” con el tejido abdominal (DIEP):

Esta técnica se ha estandarizado y sistematizado ofreciendo a la paciente, sin la necesidad de implantes (y futuras cirugías), crear un pecho natural, estéticamente correcto, cómodo y con un tacto-temperaturas y evolución iguales al pecho original. Trasplantamos el “faldón abdominal” al tórax y creamos una mama nueva, en forma, volumen y proyección, igual al pecho contralateral.

Esto además aplana el abdomen y lo refuerza obteniendo un beneficio doble.

 

3. La reconstrucción del sistema linfático o tratamiento del linfedema:

Aunque aún evolución, es una reconstrucción fundamental para devolverle la calidad de vida a una paciente que tras una mastectomía y vaciamiento maxilar presenta una retención crónica de linfa en el brazo.

Consiste en la restitución del sistema linfático, trasplantándolo de zonas dadoras (habitualmente el cuello) a la zona dañada (el brazo u axila). La liberación de retracciones y adherencias que dificultan la movilidad y drenajes linfáticos y la disminución del volumen de las extremidades afectadas gracias a técnicas de liposucción ultrasónicas. Todo esto busca aligerar el brazo y devolverle su funcionalidad y movilidad normales.

 

Así pues, desde La Unidad de Cirugía Reconstructiva de la Clínica Vistahermosa queremos mandar un mensaje optimista y de aliento a todas las pacientes que parten de un diagnóstico de cáncer de mama. Podemos y debemos afrontar este reto desde la confianza de disponer de múltiples alternativas reconstructivas con excelentes resultados tanto a corto, mediano como a largo plazo.

 

Dr. Juan José Aparicio Alcázar.

SILFID. Sociedad de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética.

Centro Médico Vistahermosa. V76. (Avd. Denia, 76- Alicante).

Teléfono de contacto 652 52 86 50