Los piojos, también conocidos como Phthiraptera por su nombre científico, son los insectos más temidos por los padres con la vuelta al cole. Y es que esos diminutos bichos se adhieren al pelo de los niños y depositan sus huevos hasta producir una infestación que, en ocasiones, les provocan intensos picores.

Relacionadas

  • Los molestos piojos: cómo evitarlos y cómo eliminarlos
  • Prácticas de contacto como los selfies extienden los piojos entre adolescentes y adultos

El método más eficaz hoy en día son los tratamientos pediculicidas químicos, es decir, los que podemos encontrar en cualquier farmacia, tal y como explica la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV).

En este sentido especifican que “ningún tratamiento los elimina al 100% y debe realizarse un segundo tratamiento a los 7-10 días”. Además señalan que las presentaciones en crema o loción son más eficaces que en champú y que es necesario complementarlo con la retirada de los piojos con una lendrera adecuada.

Si prefieres optar por algún remedio natural, aquí te contamos cuáles son los más populares para acabar con los piojos. Aunque la AEDV especifica que algunos de ellos sí que asfixian al piojo pero son menos eficaces.

Te puede interesar:

Salud

Consejos para prevenir y acabar con los piojos

Buscando Respuestas

Piojos, la otra plaga que tienes que tener en cuenta y que esconden las mascarillas

Sociedad

Los trucos que arrasan entre los padres para evitar los piojos en la vuelta al cole (y que querrías haber conocido antes)

Sociedad

Vuelta al cole en Alicante: Así será este curso 2021/2022


  1. Lavar el pelo con vinagre. Sobre este remedio, la AEDV señala que se requiere de altas concentraciones de vinagre y que su eficacia es limitada, además de que puede producir irritación. El uso de este producto es eficaz para que sea más fácil despegar el piojo al pasar la lendrera pero no para acabar con ellos.
  2. Extracto de árbol de té.
  3. Infusiones de té y eucalipto.
  4. Una mezcla de ajos triturados y agua.
  5. Mahonesa casera.
  6. Aceite de lavanda.

Estos son los conocidos como “remedios de la abuela”, pero en la mayoría de los casos su eficacia no está probada.