Las lesiones del hombro se han convertido en un frecuente problema de salud en la actualidad. Por desgracia, ciertas prácticas deportivas o los movimientos por encima del hombro dentro del entorno laboral pueden provocar lesiones tendinosas en el hombro.

El servicio sanitario que ofrece Quirónsalud en Elche y Alicante cuenta con una unidad de traumatología, donde un equipo de expertos altamente cualificados cubre todas las necesidades de esta rama de la medicina. Néstor Zurita, jefe del servicio de traumatología de Quirónsalud Alicante y Elche es un profesional en la disciplina. Su amplia experiencia en lesiones deportivas, junto a su experiencia como miembro de los Servicios Médicos de la Real Federación Española de Natación desde hace 25 años, le convierte en uno de los mejores facultativos del panorama nacional.

Los principales factores que causan esta patología son diversos y a menudo se combinan entre sí. Las lesiones de hombro pueden deberse a varios factores:

– La propia estructura del hombro.

– La dinámica escapular y muscular.

– El abuso de gestos repetitivos por encima de los hombros.

– Traumatismos intensos.

– Procesos degenerativos.

– Medicamentos o enfermedades crónicas que afectan a las articulaciones.


El pádel o el crossfit ha aumentado la frecuencia de las lesiones.


El manguito rotador fija el hombro y participa durante su movilización en cualquier dirección, por lo que es sumamente importante mantenerlo en buen estado.

Esta patología consiste en la alteración de las fibras de colágeno que componen el tendón. Las lesiones del manguito roturador pueden evolucionar hasta su rotura que puede ser parcial o completa, y su lesión se relaciona generalmente con fenómenos degenerativos del hombro, que puede llegar incluso al fracaso de la articulación por la presencia de artrosis.

Las lesiones del manguito rotador en muchos de los casos pueden causar dolor y afectar a la funcionalidad del hombro, y en casos graves, pueden requerir cirugía para su correcta reparación.

Durante los últimos años, este tipo de patologías han ido en aumento. Es relevante su presencia en el contexto laboral, sobre todo, en trabajos físicos, donde re realizan habitualmente gestos repetitivos del brazo por encima del hombro o donde se precisa mover pesos de gran cuantía.

El crecimiento de la práctica de actividades deportivas en la actualidad también ha supuesto un incremento de este tipo de patologías. El pádel o el crossfit han aumentado la frecuencia de las lesiones.


Una de las causas principales para padecer estas enfermedades es una mala preparación física y técnica de la práctica deportiva.


Una de las causas principales para padecer estas enfermedades es una mala preparación física y técnica de la práctica deportiva. Aunque no la única. El sobreentrenamiento o un inadecuado descanso para la recuperación son la situación ideal para que surja esta patología u otras muchas se desarrollen. El hecho de tener que compaginar los entrenamientos con la vida laboral y familiar en la actualidad es un importante factor que predispone a estas lesiones.

Existen diferentes perfiles que pueden padecer este tipo de dolencias. Normalmente, en la comunidad científica se marca la edad de 40 años, como punto de inflexión.

En pacientes jóvenes las lesiones se localizan generalmente en las estructuras del interior de la articulación del hombro y suelen estar relacionadas con fenómenos de inestabilidad. Por otro lado, en pacientes mayores, siempre hay que buscar esta enfermedad en el manguito rotador y en los cuadros degenerativos.

Sin embargo, debido al aumento de la actividad física no se puede establecer un perfil claro, por lo que la edad no es un factor clave.

Las limitaciones que pueda notar el paciente dependen de la gravedad del caso. En los casos más graves, la función del hombro puede ser totalmente abolida. Esto puede provocar un dolor intenso, lo que empeora la calidad de vida de quienes lo sufren.


En pacientes jóvenes las lesiones se localizan generalmente en las estructuras del interior de la articulación del hombro


Los consejos que ofrece el Dr. Néstor Zurita para reducir el riesgo de esta dolencia son:

– En la práctica deportiva, mejorar la técnica y realizar una preparación adecuada, evitando la sobrecarga, con un tiempo de descanso óptimo entre ejercicio y ejercicio.

-Ponerse en manos de profesionales para que dirijan la actividad física de acuerdo con nuestras características físicas.

-En el ámbito laboral, es necesario cambiar hábitos para evitar posturas o gestos poco saludables.

El Dr. Zurita explica que hay varias opciones de tratamiento. Estas incluyen el reposo, tratamientos con calor y frío, ortesis estabilizadoras o inmovilizadoras, medicamentos analgésicos/antiinflamatorios, fisioterapia y readaptación funcional.

También se realizan tratamientos invasivos con técnicas de infiltración. Estas han demostrado ser una alternativa interesante con buenos resultados para patologías tendinosas, ligamentosas o capsulares.

Sin embargo, hay lesiones como la rotura del manguito rotador o del apartado estabilizador del hombro que requieren cirugía. Esto es porque los métodos anteriores no garantizan su cura. Si se les deja evolucionar, las consecuencias pueden ser nefastas.

Mediante la práctica de la artroscopia en el ámbito de la cirugía, se ha mejorado el conocimiento de la patología del hombro y el desarrollo para su reparación.


En la práctica deportiva, se recomienda mejorar la técnica y realizar una preparación adecuada, evitando la sobrecarga


Tras una cirugía, el proceso de recuperación varía según el paciente, y el tipo de tratamiento quirúrgico que precise. Realizada la cirugía, el tiempo de inmovilización depende de la cicatrización de la estructura reparada. Normalmente, no suele ser más de 3-4 semanas.

Según el Dr. Zurita, los pacientes tratados pueden realizar actividades desde el primer momento. Estas incluyen aseo personal, vestirse, comer, teclear y escribir. También pueden hacer ejercicios de acondicionamiento del hombro.

De igual manera, tanto si el paciente precisa de inmovilización o no, se hace indispensable la rehabilitación. El proceso dura entre 3 y 4 meses. Esto permite la recuperación completa del movimiento, la fuerza y la reeducación del gesto con un mejor control escapular.

Puedes solicitar más información acerca de lesiones en el hombro en Quirónsalud Alicante