España ha regresado al riesgo medio de contagio por coronavirus al superar la incidencia de los 53 casos por 100.000 habitantes. Los expertos consultados por El Periódico de España argumentan que este escenario era previsible: la efectividad de las vacunas no es del cien por cien y, aunque pocas, hay personas que siguen sin inmunizarse en nuestro país. En comunidades como la valenciana, más del 90% de ingresados por coronavirus en la UCI son pacientes no vacunados, en este caso turistas extranjeros.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha advertido que Europa está un «punto crítico de rebrote» y que ha vuelto a convertirse en el «epicentro» de la pandemia, debido al aumento de los casos en las últimas semanas. En Alemania, las autoridades notificaban el jueves cerca de 34.000 casos diarios de coronavirus, lo que supone la cifra máxima en el país europeo desde el inicio de la crisis.

Sólo en Rusia, se han registrado este viernes más de 40.000 casos y cerca de 2.000 muertos por el virus durante el último día, cifras cercanas a los máximos históricos, en medio de un repunte constante durante las últimas semanas. Muchas son personas no vacunadas y, además, el ritmo de inmunización es mucho más lento.

Desde España, el mensaje de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, es que nuestra situación, gracias a los altísimos índices de vacunación como a menudo recuerda, es mucho más favorable para tener al «virus acorralado». Así lo afirmaba esta misma semana tras el pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Es más, la titular de Sanidad considera que estamos cada vez más cerca de alcanzar la inmunidad de grupo que, en un inicio, los expertos situaron en el 70% de la población vacunada. Ahora, como la variante delta es más contagiosa, el objetivo se ha elevado hasta el 90%.

Tras 12 semanas de descenso en la notificación de casos, Darias ha admitido que, sin embargo, durante los últimos 15 días, se ha observado un suave ascenso de la incidencia acumulada, con una cierta tendencia a la estabilización y descensos progresivos tanto en la ocupación hospitalaria, como en el de las UCI y el número de fallecimientos. El pasado 15 de octubre, la incidencia por covid-19 se situó en los 40,85 casos, el punto más bajo tras la quinta ola.

Además, la ministra se felicita por esas “espectaculares” cifras que registra nuestra campaña de vacunación: más de 38 millones de personas con, al menos, una dosis; 37,4 millones de personas con pauta completa -casi el 89% de la población diana- y más de 1,2 millones de personas que ya han recibido una dosis adicional de la vacuna. No obstante, los casos siguen subiendo. En relación a la incidencia media actual de contagios en España, el informe de este viernes muestra que la incidencia acumulada en los últimos 14 días por 100.000 habitantes se sitúa en 53,77, frente a 51,61 del jueves. En las pasadas dos semanas se ha registrado un total de 25.516 positivos.

Días antes de esta subida de la incidencia registrada en España en los últimos quince días, este diario lanzaba una pregunta a distintos expertos: ¿podemos dar la pandemia por controlada?. Ya entonces advertían: la impresión general es que, de alguna manera, sí. Al menos si se habla de indicadores y tasas de vacunación. Pero con cautela.

¿Era previsible un repunte de la incidencia en España?, ¿significan esos datos que debemos estar preocupados cuando ya habíamos comenzado a tomar impulso y la pandemia se daba casi por controlada?. «Yo creo que sí, que era esperable. No sé si llegará a ser una sexta ola, pero, primero, hay que recordar que la inmunización no es completa en todos los pacientes pese a las vacunaciones, porque la efectividad del cien por cien no existe en ningún fármaco, ni en ningún medicamento», señala a este diario el doctor José Polo, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

Hay una población «mínima, pero no vacunada» que justificaría esa subida en la incidencia de casos, según el doctor Polo

Además, el doctor Polo llama la atención sobre un dato. Pese a esos elevados porcentajes de inmunización, hay población que sigue sin estar vacunada. «Mínima, pero no vacunada», insiste. Además, habla de determinados «tramos etarios» que han rechazado recibir sus dosis y considera que «probablemente» la incidencia sea por los contagiados en esa franja de edad.

Por tramos, los que más se resisten a vacunarse -y por tanto quienes dispararían la incidencia- se sitúan entre los 30 y 39 años. Al menos en la Comunidad de Madrid, donde ya hay un 89,4% de la población -de 12 años en adelante- con la pauta completa y un 91,1% con al menos una dosis.

Con datos facilitados por la Consejería de Sanidad, relativos al viernes 5 de noviembre, el porcentaje de personas inmunizadas con pauta completa en esa franja es del 77%, frente al 100% de los mayores de 70; el 87,8 % de quienes tienen entre 40 y 49; el 78,6% de quienes están entre los 20 y 29 e incluso, el 80,3% entre adolescentes de 12 a 19 años. Para animar a esos rezagados, la región vacunará con equipos móviles este fin de semana en varios municipios como Brunete o Arganda del Rey.

Desde la Consellería de Sanidad de la Comunitat Valenciana aportan a El Periódico de España datos muy significativos en la misma dirección. El 90,9 % de los pacientes que han ingresado con coronavirus en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales valencianos -actualmente son 46 los enfermos críticos- no habían recibido sus dosis de la vacuna.

Especialmente llamativo es el caso de la UCI del hospital alicantino de la Marina Baixa, en Villajoyosa. La UCI está llena y el 75% son pacientes turistas no vacunados e intubados por covid-19. Así lo denunciaba en Twitter el cardiólogo Alberto Cordero, especialista en el hospital de San Juan, en la misma provincia. 

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC.OO. en esta comunidad admite que existe preocupación. Los datos que aportan son que, en este centro sanitario, este mismo viernes hay ingresadas 15 personas en planta y 6 en la UCI con coronavirus. Son, en su mayoría, extranjeros no vacunados.

Ahora mismo, prosiguen, los pacientes no covid de UCI ya están en la URPA (Unidad de Reanimación Post Anestésica) que es una zona quirúrgica, para mantener el doble circuito. Si aumenta el número de casos positivos en se suspendería la actividad quirúrgica programada porque en el espacio de quirófanos ingresarían pacientes no contagiados por el virus, creando una zona limpia.