Las vacunas son productos biológicos que sirven para prevenir enfermedades infecciosas al preparar al sistema inmunitario para reconocer y defenderse contra los virus y las bacterias.

Generalmente, contienen parte del microorganismo causante de la patología e incluso el germen entero, pero muerto o debilitado.

Una vez que se ha recibido la vacuna (ya sea a través de una inyección o intranasalmente), el cuerpo produce anticuerpos contra los virus y las bacterias, que son los verdaderos causantes de la enfermedad, destruyéndolos e impidiendo que se enferme realmente. 

  • Como explican desde la Asociación Española de Pediatría (AEP), todos los padres deberían vacunar a sus hijos “porque les protegen contra enfermedades peligrosas, que pueden tener complicaciones graves o secuelas y provocar incluso la muerte”.

Aunque estas patologías pueden ser poco comunes en la actualidad, “esto es debido al mantenimiento de las vacunaciones en toda la población”.

Las primeras vacunas que reciben los bebés (a los dos meses de nacer) son:

1 – La hexavalente, que lleva seis vacunas en una

  • Hepatitis B
  • Difteria
  • Tétanos
  • Tos ferina
  • Haemophilus influenzae tipo B
  • Polio.

2 – La del neumococo. Son tres dosis que se administran a los 4 y 11 meses de edad.

La Asociación Española de Pediatría recomienda administrar las siguientes vacunas antes de cumplir los 7 años:

  • Meningococo: 1 dosis frente al meningococo C a los 4 meses de edad y 1 dosis frente a los meningococos ACWY a los 12 meses de edad, como ya hacen Andalucía, Castilla y León y Melilla. El Ministerio recomienda 1 dosis frente al meningococo C a los 4 y 12 meses de edad.
  • Neumococo: 3 dosis a los 2, 4 y 11 meses de edad.
  • 2 o 3 dosis de vacuna oral frente al rotavirus, según preparado, a los 2, 4 o a los 2, 4 y 6 meses de edad. Esta vacuna no está financiada.
  • Meningococo B: 3 dosis a los 2, 4 y 12-15 meses de edad. Esta vacuna no está financiada, salvo en Andalucía, Canarias, Cataluña y Castilla y León.
  • Triple vírica: 2 dosis frente al sarampión, parotiditis y rubeola, la primera a los 12 meses de edad y la segunda entre los 3 y los 4 años. Los tres componentes se administran reunidos en un solo inyectable (por eso se llama triple vírica). En la segunda dosis se propone emplear la tetra vírica (SRPV), con varicela incluida (hay 9 CC. AA. que ya lo hacen).
  • 2 dosis frente a la varicela, una a los 15 meses de edad y otra a los 3-4 años. En la segunda dosis se propone emplear la tetra vírica (SRPV) con sarampión, rubeola y parotiditis incluidas.
  • 1 dosis frente a la difteria, tétanos, tosferina y polio a los 6 años.

El 19 de diciembre de 2022 fue aprobado el último calendario vacunaciones por la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. En el centro de salud pueden informarte sobre la pauta vigente en tu Comunidad Autónoma.

Todas estas vacunas se administran de forma gratuita, pero, como resaltan desde la AEP:

  • Quedan fuera de este régimen de financiación la vacuna frente al rotavirus (excepto prematuros menores de 32 semanas de edad gestacional), la del meningococo B (excepto en Andalucía, Canarias, Cataluña y Castilla y León) y la antimeningocócica tetravalente ACWY en lactantes (excepto en Andalucía, Castilla y León y Melilla)”.

Este año se han incluido tres nuevas vacunas en la cartera básica del SNS:

  • Meningococo B para los menores de dos años.
  • Virus del papiloma humano (VPH) en varones a los 11-12 años.
  • Gripe para los bebés de seis a 59 meses.

El doctor Francisco Álvarez, coordinador del CAV-AEP, aclara que “es un gran paso hacia nuestro objetivo de igualar las prestaciones sanitarias de las diferentes comunidades autónomas, aunque todavía quedan vacunas importantes por incorporar:

  • La del rotavirus en lactantes, que solo está financiada en Castilla y León
  • La del meningococo ACWY a los 12 meses de edad, que solo tienen seis regiones
  • Y la de recuerdo de la tosferina en adolescentes entre los 12 y los 14 años, que solo tiene Asturias”.

La vacuna del VHP ya forma parte del calendario de vacunación común de los niños.


Esta es una de las preguntas más repetidas en las consultas de pediatría y que más preocupación causan entre los padres.

  • Pero la mayoría de las vacunas se pueden administrar a cualquier edad y, si se hubiera olvidado alguna dosis, no habría que empezar desde cero porque “las administradas siguen contando”.

No obstante, se debe consultar con el pediatra para que tome la mejor decisión.

Como ya hemos comentado, la primera vacuna se administra a los 2 meses de edad. Y la mayor parte de las dosis se administran en los primeros dos años. 

Así se les “protege de infecciones e impide que contagie a otros en la escuela o guardería. Los niños menores de cinco años son especialmente susceptibles a contraer enfermedades porque su sistema inmunológico no ha desarrollado todavía las defensas necesarias para luchar contra las infecciones”.


Sarampión: causas, síntomas, cómo identificarlo y cómo tratarlo. Konstantin Postumitenko. Adobe Stock.


De forma general, ninguna vacuna está contraindicada. Aunque en caso de fiebre durante el día de la vacunación se aconseja su retraso a otra jornada

Pero la “única contraindicación real habitual es la alergia grave conocida a la vacuna o alguno de sus componentes”.

Se pueden administras aunque los más pequeños estén resfriados o estén tomando otros medicamentos, ya sea para la alergia o para cualquier otra enfermedad.

Las vacunas son muy seguras (pasan cuatro fases muy exigentes) sí pueden causar reacciones adversas, pero en su mayoría son leves.

Te puede interesar:

1

Síndrome de la boca ardiente: así es la misteriosa enfermedad que afecta a mayores de 50 años

1

La psiquiatra Anabel Gonzalez descubre los secretos del miedo: “cuándo nos ayuda y cuándo nos paraliza”

1

Yellow Day: ¿fue el martes, 20 de junio, el día más feliz día del año? El psicólogo responde


Lo más común es dolor, hinchazón y enrojecimiento en el lugar de la punción. También la aparición de un pequeño bulto en la zona donde se ha inyectado la vacuna y puede producir fiebre, especialmente después de la triple vírica, meningococo B y contra DTP (difteria, tétanos-tosferina).

Se puede administrar un antitérmico y si continúa después de 24-48 horas, consultar con el pediatra.